fbpx

Flotar para sanar

 

¿Tienes psoriasis, reumatismo, artritis o artrosis? Flota para sanar. Estas son solo algunas de las afecciones que puedes tratar reposando en sales de epsom. 

Su alto contenido de sales (ricas en sulfato de magnesio) permite suavizar la piel y penetrar a través de la dermis para atender enfermedades que se manifiestan, también, al interior del organismo. 

Por ejemplo, a nivel dermatológico, un baño en estas sales tonifica y suaviza la piel. Por la alta concentración de magnesio, ayuda a mejorar y aliviar problemas de la piel, sobre todo en dermatitis y psoriasis.

Según los expertos, puede ayudar a aliviar trastornos como el reumatismo y las lesiones deportivas. La inflamación y las lesiones articular pueden hacer que algunos movimientos sean muy incómodos. Además, la terapia de flotación reduce naturalmente la artritis y la artrosis, disminuyendo el dolor articular, poniendo el cuerpo en un estado sin peso. ¿Cómo? Alivia la presión de la gravedad sobre las articulaciones doloridas y le da al cuerpo un momento de reposo favoreciendo la recuperación y la posibilidad de cicatrizar.

La flotación está especialmente indicada para reducir el estrés, la tensión muscular, el ritmo cardíaco, el ritmo respiratorio, el insomnio, la depresión, la ansiedad, migrañas, el dolor premenstrual, el jet lag, la fatiga, dolores crónicos, lumbalgias, etc. Haz la prueba!