fbpx

Caminar te ayuda a estar sano y feliz

 

Despejar la mente con una buena caminata por la playa, por un bosque o simplemente hacia la plaza del barrio temprano en la mañana o por la tarde, tiene beneficios impensados. Varios expertos aseguran que caminar 20 minutos al día reduce el riesgo de sufrir cualquier enfermedad crónica. Desde el dolor de las articulaciones, a los problemas cardíacos y vasculares, pasando por la obesidad, el estrés o la depresión.

De hecho, las ventajas que tiene esta actividad para el ánimo son sumamente efectivas. Mejora el humor, se segregan endorfinas que producen euforia y cuanto más intencionada es la caminata, más potente es el efecto. Es que salir a pasear produce un efecto ansiolítico, al igual que mascar chicle mitiga las ganas de fumar. 

Aquí, cinco recomendaciones y beneficios que tiene para la salud, una caminata diaria.

 

Camina por un lugar bonito

La tranquilidad de una laguna, el movimiento del mar, la paz de un bosque o la cotidianeidad del parque son elementos que alinean las energías. Para caminar, elige un lugar que te evoque felicidad.

 

Es bueno para el corazón

Sin duda el mayor beneficiario de caminar es tu corazón. Caminar regularmente reduce el riesgo de ataques cardiacos y enfermedades cerebrovasculares. Además, reduce el colesterol LDL (malo y aumenta el HDL (bueno). 

 

Caminar te hace feliz

Caminar es el mejor antidepresivo. Está absolutamente comprobado que mejora el estado de ánimo. Aumenta las endorfinas (hormonas de la felicidad) en la sangre lo que reduce el estrés y la ansiedad.

 

Una actividad energizante

Aunque después de caminar pareciera que lo que menos tienes es energía, sucede todo lo contrario: dar un paseo es un energizante natural que te mantiene alerta. Aumenta la circulación y el flujo de oxígeno en la sangre, y disminuye la rigidez muscular. 

 

Conserva la memoria

Las caminatas diarias previenen la degeneración del hipocampo, zona del cerebro relacionada con la memoria y el aprendizaje. Reduce hasta un 40% el riesgo de sufrir enfermedades neurológicas.