fbpx

¿Damos al descanso el valor que se merece? El sueño profundo es uno de los tres pilares de la
buena salud, junto con una dieta equilibrada y el ejercicio regular. Dormir no solo repara y reinicia
el cerebro, sino que además nutre la piel y alimenta el espíritu.

Tener un buen descanso por las noches es uno de los secretos de la felicidad. Según estudios
realizados por la Universidad de Warwick, en Inglaterra, un descanso reparador es tan beneficioso
para la salud y la felicidad, como ganarse la lotería.

A modo de ejemplo, los adultos deben dormir entre 7 y 8 horas al día, sin embargo, los
especialistas en sueño aseguran que es más importante la calidad que la cantidad.

Aquí, algunos tips que expertos de la Clínica Somno y Clínica Las Condes entregan, y que se
pueden adecuar al día a día de cada persona.

1. Prefiere cenas livianas
Evita cenas abundantes y excesivamente condimentadas. Eso sí, no es conveniente ir a dormir sin
haber comido nada. Si pasan 2 horas o más desde la última comida, come algo liviano antes de
dormir (leche, yogurt, postre, galletas, etc.).

2. Acostarse y levantarse a la misma hora
Fija un horario estable para ir a la cama y para despertarte. Si por alguna razón trasnochas, no te
levantes al día siguiente demasiado tarde. Numerosos estudios demuestran que esto mejora la
salud y el buen humor.

3. La comodidad de la pieza
Trata de que tu dormitorio sea cómodo, mantenlo bien ventilado y a una temperatura agradable
(unos 22ºC), aislado de ruidos y luz. Utiliza un colchón cómodo y una almohada no muy alta.

4. La pieza es exclusivamente para dormir
No uses tu pieza para actividades que generen estrés o activación. Por lo mismo, tener el televisor
dentro de tu pieza puede ser una desventaja para dormir mejor.

5. Rutina antes de acostarse
Un baño tibio te ayudará a relajarte; también leer o escuchar música suave. Es recomendable
tomarse un vaso de leche caliente (con miel) o bien una infusión de manzanilla o de valeriana.