fbpx

Dar gracias, ser amable y dormir más: las claves de la felicidad

 

¿Qué hace feliz al ser humano? Este es un tema ampliamente discutido por especialistas. Tanto así, que universidades como Harvard y Yale han incluido en sus mallas, cursos sobre cómo alcanzar la felicidad. 

Lo cierto, es que para ser feliz, se requiere un esfuerzo adicional. Una consciencia sobre los momentos que disfrutamos, que pueden ser desde tomar un helado, ver a un amigo y ayudar a alguien en apuros, hasta conseguir un buen trabajo o un sueldo con el que nos sintamos cómodos. 

Hay que dedicarle tiempo a ser conscientes de los momentos que nos entregan una retribución anímica o espiritual y dar gracias por aquello. 

Además, cultivar buenas relaciones no solo con los amigos o familia, sino con los que nos topamos día a día por casualidad, también atrae energías que nos hacen sentir más felices. Una sonrisa y ser amables con la persona de la caja en el supermercado, con el parquímetro, el ejecutivo del banco o la operadora de la línea telefónica a la que estoy llamando, sin duda sienta una base energética para el bienestar personal.

Pues bien, la la psicóloga Laurie Santos, profesora de la Universidad de Yale en New Haven, Estados Unidos, donde imparte el curso “Psicología y Buena Vida”, entrega algunos consejos para conseguir la felicidad en nuestras vidas. 

 

La lista de la gratitud

Durante una semana, cada noche escribe las cosas por las cuales te sientes agradecido. Se ha comprobado que quienes hacen este ejercicio tienden a ser más felices.

 

Dormir más y mejor

El reto consiste en dormir 8 horas cada noche durante una semana. El sueño disminuye la depresión y aumenta la actitud positiva.

 

Meditar

Meditar 10 minutos cada día aumenta la atención plena y ayuda al bienestar diario.

 

Más tiempo para compartir con la familia y los amigos

Las cosas que normalmente traen felicidad tienen que ver con mantener relaciones interpersonales fluidas, activas y conexiones sociales reales. 

 

Menos redes sociales y más conexiones reales

Varios estudios muestran que la gente que tiene a mantenerse demasiado tiempo conectado, tiende a ser menos feliz que aquellos que usan menos redes sociales.